jueves, 29 de noviembre de 2012

JUEVEANDO A LA LUZ DE UNA VELA

Es el tema propuesto para este jueves

.
A LA LUZ DE UNA VELA

A la luz de una vela encendida
y en una mesa camilla
mi abuela contaba historias
de terror y fantasías:

- Pom, pom pom.
-"Ay mamaíta mía, mía, mía ¿quién será?
- Calla so retontontona, tona, tona, que ya se irá.
. Que no me voyyyyyy, que estoy en las escaleras.

Y vuelta a empezar
 la retahila de nunca acabar.

Me acunaba entre sus brazos,
y me llevaba a acostar.
Ya con el pijama puesto,
metiditas en la cama,
 con caricias y con besos
yo empezaba a volar,
  de la mano de mi abuela,
que no la quería soltar.
Había cuentos de colores
de princesas y castillos,
 de árboles encantados,
y unicornios juguetones
que nos subían al sol
 y el mar azul, a los pies,
nos servía de colchón

Antes de quedar dormida,
le preguntaba a mi abuela:
- ¿Cuando se va a ir la luz
para que enciendas la vela?

Más velas encendidas en el blog de Encarni: http://brisadevenus.blogspot.com.es/

57 comentarios:

  1. La abuela sabía latín.
    Primero algo de miedo y luego caricias y besos.

    :)

    Que lista.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho tu relato-poesía. Me ha recordado a aquella mujer encantadora que era Gloria Fuertes y a su dulce manera de recitar a los niños. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso cuento, magnifica poesía, estupenda historia. Una abuela genial y entrañable, voy a encenderos una vela.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  4. Que hay más bonito que el cariño de una abuela? si además lo acompaña de esa luz tenue de la vela, que invita al acercamiento, a cuentos e historias que culminan en besos...
    No encuentro un momento más agradable que ese.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Lo que has escrito es muy bonito...(cierto es que lo de que pican a la puerta me ha puesto los pelos como escarpias) es que yo cuando me meto en las palabras me meto toda..

    Muy bonito


    Alpaca se despide con:

    Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino.

    Autor: Henry David Thoreau


    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
  6. Una delicia, los cuentos, las dulces abuelas, los sueños, los unicornios y sirenas, mejor a la luz de una vela.
    !Qué bien lo has contado! colorín colorado. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Absolutamente precioso,emotivo y tierno te ha quedado este reto.
    Mi sincera felicitación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Genial recuerdos de cuentos de fantasías y el tono de voz de la abuela... que se vaya la luz.-
    :)
    Besos.-

    ResponderEliminar
  9. !Qué bonitos recuerdos nos dejan las abuelas! tu poema-cuento está lleno de ternura, y emociones....Me encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito Tracy! Son esas cosas de niños que no se olvidan nunca en la vida-

    A veces en mi casa, cuando se nos corta la luz por algún motivo, encendemos una vela y le cuento historias a mis hijos...supongo que también quedarán grabadas en sus mentes por siempre.

    Un beso querida amiga!

    ResponderEliminar
  11. Las abuelas son mágicas, aunque yo poco sé de ellas, la verdad, pero así quiero imaginar a las mías así :)

    Precioso poema, llenos de ternura.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso y muy sentido, maravilloso.


    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  13. Me gustan las velas encendidas por su calidéz, que lindo el poema!!
    Besos Tracy!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Muy bonita poesía, eres un abuela con mucha sensibilidad,disfruta de tus nietas.

    ResponderEliminar
  15. Ahora, la abuela te mandaría a la cama que no quiere perderse la enesima bronca de salvame o cualquier programa "imprescindible" de la tele.

    ResponderEliminar
  16. Las historia de abuelas y nietas son las que mas me tocan el corazón, esta es preciosa... Tracy - ¿Cuando se va a ir la luz
    para que enciendas la vela?

    ResponderEliminar
  17. qué bonita historia... además, me encantan las velas.

    ResponderEliminar
  18. Que tierna historia, recuerdos en brazos, caricias y besos, en manos de una maestra de vida, la abuela.
    :)
    Precioso Tracy

    ResponderEliminar
  19. no hace falta ponerse grandilocuente, no hace falta adjetivar a la manera rara de los del ´27, no hace falta la métrica del soneto, ni hacen falta muchos oropelas para hacer una linda poesía, una poesía de contar cuentos, una poesía con musicalidad y todo...
    he dicho...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  20. Desde que vivo en Argentina, las velas me preocupan: quiere decir que hay corte de luz!!!! jajajajaj

    ResponderEliminar
  21. ¡Fenomenal! Me ha encantado, la forma de hacerlo, el contenido, todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¡Que delicia de cuento, y que delicia de abuela!
    Besos y fantasía era lo que repartía la abuela en aquellas noches de tierna oscuridad.
    Precioso Tracy.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Muy chula, la propuesta de hoy........en mi casa siempre habia velas........

    todavia tengo alguna.........en la cocina la suelo poner para quitar el olor... se las ponia siempre a mi padre....es de las que se cambian de color... de AMBI PUR..

    con mi madre siempre utilizabamos las velas..........y era divertidisimo.......estar con la vela todos juntitos cuando se iba la luz.......en la sala........jugabamos a las sombras, contar historias....jajajjajjaj

    ResponderEliminar
  24. Siempre me han gustado los cuentos con abuelas y este tuyo es de una preciosa musicalidad.
    Se lo leeré a mi nieta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Qué magia,estar a la luz de una vela!!
    Bsss!!!

    ResponderEliminar
  26. Muy ameno, Tracy. Como un poema de Gloria fuertes.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  27. Con ese relato que empiezas tu blog hoy, me he asustado tanto cuando era pequeña que ni te cuento, pero al mismo tiempo era una mezla de miedo y de gusto nervioso increible, todavia me acuerdo y me pongo nerviosa
    besitos Tracy y cuantas cosas en comun tenemos....

    ResponderEliminar
  28. Hermosa historia, con luz propia,

    Beso

    ResponderEliminar
  29. jajajaja tu capacidad de inventiva o mejor dicho, tu creatividad, no dejan de sorprenderme....

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Tierna, próxima y bonita de seguir.
    No es fácil escribir tan sencillo, lo agradece el niño que llevamos dentro.
    Y se que lo llevamos, porque sale en momentos como este.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Con los recuerdos nostálgicos de las abuelas, la niña pregunta: cuando se va a ir la luz. Ahora podemos poner velas y recordar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Una abuela así es un tesoro, acercando la fantasia de las historias que cuenta y con el cariño que aplica. Muy bonito Tracy. Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Huele a sábanas limpias y se perciben las sonrisas!

    ResponderEliminar
  34. Quién no recuerda tomare de la mano de la abuela cuando tenía miedo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Ay, las abuelitas lindas que la consolaban a una cuando era pequeñita y la protegían de los terrores nocturnos... :) Un precioso poema, Tracy, una delicia que me ha hecho sonreír.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Hubiera jurado que ya te había comentado!..pero, o me falla la memoria o me falla blogger, jejeje
    Es cierto cuando se tiene quien nos distraiga con fantasía, el corte de luz puede ser excusa para la diversión y el encuentro...y eso se aplica a todas las edades! jejeej
    un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Gracias por todos vuestros amables comentarios, se los traspaso como cariñoso homenaje, a todas las abuelas y los abuelos que en el mundo han sido.
    ¡Va por ell@s!

    ResponderEliminar
  38. Un relato tan tierno, me da ganas a mi también de pedir que se corte la luz, y se encienda una vela (o dos, o tres o muchas!!!)

    besos

    ResponderEliminar
  39. Me has recordado retratos vivos de cuando mi abuela nos hacía eso, a mi y a mis hermanos. Vivencias a la luz de una vela y con la imaginación entre las estrellas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  40. Cuánta ternura en tu escrito! Tono inocente e infantil y una abuela que sabe como amenizar el tiempo con dulzura y juego. Cómo no desear entonces que la luz se vaya y la vela se encienda? Es la luminaria de los sueños despiertos.
    Besitos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  41. Que poesía tan bonita, llena de música y del cariño de esa abuela.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  42. Que bonito poema, parece de aquellos romances que contaban historias en verso como tú nos has contado. Me ha gustado mucho porque yo le pedía que me contara cuentos a mi abuelo cuando se iba la luz, y mi abuela encendía una vela.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Tracy que poema tan hermoso y tierno nos dejaste!!! Me dio una sensación muy linda leerte este jueves, te felicito!!!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  44. ¡Que no me voooooy, que a los pies de tu cama estoooooy!. Curioso Tracy a mí también en mi niñez me contaban esta historia para asustarme un poco, sólo un poco. Luego, como a tí, mimos y besos. Cuentos me contaron pocos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Esa canción nos la cantaba la madre de una amiga, nos sentaba todas alrededor suyo y nos contaba historias de miedo, leerte ha sido recordar esas tardes de invierno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Tierna poesía, con el fondo de la luz de una vela y las historias contadas por esas abuelas tan nostálgicas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Me ha encantado tu poema.
    Y me ha encantado el comentario que has dejado sobre mi relato.
    Gracias.
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  48. No me extraña que quisieras que se fuera la luz... esas historias son siempre recordadas, más si son contadas por la abuela.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  49. Que lindo y muy tierno me ha encantado la verdad un bello verso que quizás como una canción de cuna a veces a mi me parecio como una linda historia a veces sonaba como una bella canción

    ResponderEliminar
  50. Tiernas historias entre una abuela y su nieta. Reflejas a la perfección el cariño y la unión que generalmente se crea entre ambas. Un beso.

    ResponderEliminar
  51. Un delicado poema y una delicia de relato. Ese personaje como lo presentas es encantador, muy bueno, besos

    ResponderEliminar
  52. Me trajiste recuerdos inolvidables, a la luz de las candelas...
    Gracias.

    ResponderEliminar