jueves, 1 de mayo de 2014

JUEVEANDO CON LA CRISIS

El amigo Pepe, conductor de este jueves, ha puesto como tema la crisis, así es que si queréis documentaros sobre cualquiera de sus vertientes sólo tenéis que clicar: aquí



LA  CRISIS

La profe no sabía qué hacer con sus alumnos  para borrar de su vocabulario la palabra CRISIS.
A fuerza de oírla, la habían hecho suya: CRISIS; CRISIS; CRISIS...
- ¿Jugamos a la CRISIS?
- ¿A qué clase de CRISIS de policías y ladrones?¿de bancos sacaperras? ¿de que te quitan la casa? ¿de que te echan del curro, ¿de que los jueces son los malos y los acusados los buenos?
- A la que sea, pero juguemos a la CRISIS.

-  Profeee, Profeeeeee:  ¡¡¡CRISIS,CRISIS!!!, ¡Unos niños se están  peleando en el patio!.

- ¡Anda que la CRISIS que se va a liar cuando vean que has roto un cristal con la pelota!

- Seño, tengo CRISIS
-¿Qué es eso de que tienes "CRISIS"
- Que me duele la CRISIS
- Pero si la CRISIS no duele
- Entonces ¿por qué se quejan tanto mis papás de la CRISIS?

- CRISIS...  CRISIS...  CRISIS...  ¡Estoy harta de esa palabra. La CRISIS la vas a tener tú cuando le diga a tus padres lo de tu CRISIS.
- Profe.... pero si tú también has dicho la palabra CRISIS cinco veces en una frase, y si son mis padres, le han puesto de nombre al perro CRISIS. ¿No comprendes que esta palabra está de moda?

55 comentarios:

  1. Jo...que triste y cierto. O que cierto por lo triste que tengamos tan asumida la dichosa palabra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si sirviera para que nos moviéramos para luchar contra ella...pero ni eso.

      Eliminar
  2. La crisis vino y se quedó.
    Para muchosssssss añossssssssssssssssss

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro!, no ves que es la gallina de los huevos de oro para los potentados.Les interesa y mucho que no se acabe.

      Eliminar
  3. ¡Qué desgracia si se hubiera interiorizado esta palabra en los parvularios! Y todo por salvar la Banca, que no los bancos (pupitres).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nos la están metiendo a machaca martillo, les interesa tenernos cogidos para que no nos movamos.

      Eliminar
  4. La usamos tanto que ha perdido su identidad, y todos la empleamos en una sola acepción, la crisis politoco-economica, nos olvidamos de la de identidad, pareja, valores... y ya solo vale para chascarrillos de medio pelo. Buena entrada Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resto de las crisis, ahora mismo, tienen su origen en esta, ¿Cómo no va a haber crisis de valores, ni de identidad cuando no se tiene para comer y estás viendo que se roba impunemente y no precisamente por los que más lo necesitan?
      Besos.

      Eliminar
  5. La crisis no deja de ser un cambio previsible pero que conlleva incertidumbre en cuanto a su profundidad y la posibilidad de superarla, pero cuidado, si los cambios son profundos, súbitos y violentos, puede ir mas alla de una crisis con consecuencias trascendentales,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya está yendo más allá y se están empezando a ver esas consecuencias transcendentales de las que hablas.

      Eliminar
  6. Es que mira que da de sí la palabreja. Para justificar, para asustar, para confortar y hasta para divertir, que me lo he pasado muy bien leyéndote. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos , es lo que pretendía: Desdramatizar el asunto, un poco, si es que se puede.

      Eliminar
  7. Desgraciadamente lo inunda todo.
    Los niños usan la palabra y lo peor de todo es que muchos de ellos la están sufriendo.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las casas normales, se está dejando notar la crisis y los niños que son esponjas.... lo llevan a su terreno.

      Eliminar
  8. Qué palabra más feucha...
    y lo que aún nos queda por oírla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso es lo peor que hasta que no recorten todo lo que quieran recortar, saneen sus empresas, echen fuera a los trabajadores que se quieren ahorrar pagar, etc. etc., vamos a seguir escuchándola.

      Eliminar
  9. Desde luego que está de moda, a pesar nuestro; pero de momento creo que vamos para largo hasta que dejemos de pronunciarla.
    Muy original
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí habrá que hacerle un boicot a la palabra, ero igual nuestros sabios gobernantes lo interpretan como una señal de que estamos con sus medidas sinconciencia.

      Eliminar
  10. Conozco a una mascota que le han puesto Crisis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, me lo había inventado como una cosa extrema, y mira tú por donde ya existía.

      Eliminar
  11. Cierto es que estamos de crisis hasta las narices. Crisis hasta en la sopa. Pero no es menos cierto que por no mencionarla no va a desaparecer. Quizás hubiera sido necesario mencionarla antes lo que tal vez nos hubiera ayudado a tomar medidas preventivas. Con los médicos que tenemos, esto, de momento, no tiene cura.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si no tiene cura sólo nos esperan dos soluciones: o morirnos o vivir jodidos.

      Eliminar
  12. Genial y tristemente cierto, amiga. Estamos hasta el gorro de la maldita palabra, pero más aún de sus nefastas consecuencias.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra es solo el reflejo de lo que estamos viviendo. Un abrazo.

      Eliminar
  13. A mi también me tiene harta, pero lo cierto es que es la palabra que mas he escuchado desde que nací.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no, por eso lallevo tan mal, quizás es que me tengo que acostumbrar, pero no quisiera.

      Eliminar
  14. Creo, que tenemos que reinventarla de nuevo, porque la palabra está tremendamente desgastada y ya no nos inspira...Las palabras a veces tienen mucha energía y magia, quizá tendríamos que llamarla..."Reto..." Y prepararnos, deportivamente, para superarlo, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Calla, calla!, ni te te ocurre exponer esa idea de reinventarla, podrían hacer realidad otro vocablo con unas consecuencias aún peores

      Eliminar
  15. Tracy, este blog no pienso dejarlo. Es otro es una forma de dar a conocer nuestra variadísima flora. No he habilitado ni los comentarios, se trata solo de ver las fotos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menos mal! me habías asustado.
      El de las plantas lo visité, son unas fotos realmente preciosas y documentadas.

      Eliminar
  16. Yo ya me he acostumbrado a la palabreja y no me hace ni fu ni fa de impresión, es como la de "corrupción" que la hay por doquier...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo malo no es la palabra sino lo que de ella se deriva.
      Salud!!!

      Eliminar
  17. Que los andaluces nos pintamos solos para sacar punta a todo...Entré en una tienda en la que leí un cartel: "prohibido hablar de la COSA" Y es que todo el que entraba a comprar decía...¡ay que ver lo mala que está la COSA! por no pronunciar la palabra maldita. CRISIS.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaj, mira eso tiene gracia. aunque no hablar de la COSA es casi hacer pensar que nos estamos conformando con ella..

      Eliminar
  18. Las modas no duan toda la vida, pronto dejará pasar a otra
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero por favor que no tenga costes sociales.

      Eliminar
  19. Más que de moda, está presente en todos los ámbitos. Por aquí se escucha ahora más, otra peste: CORRUPCIÓN, tan difícil de erradicar como aquella.
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe cual es peor, tanto monta, monta tanto.

      Eliminar
  20. ¿Crisis, qué crisis, Tracy? Solo hay una crisis y no hay tiempo para saber que existe y que se llama tiempo.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad, pero no hay derecho a que ecima que tenemos poco tiempo, nos lo jodan ¿no te parece?.

      Eliminar
  21. Amiga mía: podemos llamarla, en vez de crisis, dificultad,peligro, riesgo, trance, brete, aprieto, apuro, ruina, crac, depresión, vicisitud y alguna palabras más que no me viene al caletre, pero haberla, hayla y mas real que la vida misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madremiadelamorhermosoydelasantaesperanza! será por sinónimos...

      Eliminar
  22. Genial! Y si entre todos intentamos erradicarla del vocabulario y de la vida misma? Suena a utopía, pero al menos en vez de nombrarla con resignación, habría que intentar vencerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Esa es mi Sindel!!!
      Contigo al fin del mundo.

      Eliminar
  23. Es cierto, una moda impuesta, pero seguramente es en estos momentos la palabra más repetida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la más jodida (son las 12,20 de la noche y esa palabra se puede decir ¿no?)

      Eliminar
  24. Hoy vengo a responderte por aquí: el poema a la madre es una belleza sí. Por muchas razones, para mí entre ellas, porque me hace reflexionar como madre y como hija. Un abrazo, Tracy. Y gracias por tus palabras y tu paso. De la crisis no hablo, esa la vivo a diario... y me endemonia y más... así que mejor me callo

    ResponderEliminar
  25. Va a ser larga...Y ni se sabe cuanto durará!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Y pensar que no hay para cuando dejar de mencionar la palabrita.

    Muy bueno.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
  27. tenemos una seria crisis con las palabras, así es que a armarse de pa-cien-cia-a-a-a
    Feliz fin de semana y muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Menuda CRISIS estaban pasando los habitantes del mundo que relatas. Tal vez sus gobernantes decidan repartirles gafas oscuras para que no vean nada y así sean más felices. Yo, por mi parte, prefiero ver la crisis, aunque sea dura, que vivir ciego.

    La gafas para no ver la crisis ya nos las ponen en determinados medios de comunicación, suerte que ya no vamos con boina y alpargatas por la calle, le pese a quien le pese, y sabemos escribir.

    Un fuerte abrazo amiga Tracy

    ResponderEliminar
  29. Tu texto con pinceladas irónicas, refleja algo de lo que es el sentimiento de todos: hemos nacido, vivido y crecido con esta palabreja, que por lo visto está cómodamente instalada en este mundo...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Jajajaja, muy en sintonía con mi relato, pero le has puesto un humor muy, pero muy bueno.
    Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Divertida "Tramoya" que corre y vuela, y no deja ninguna duda de como la vemos y padecemos desde el "Gallinero"
    Efectivamente algunos niños la habrán aprendido antes que "trigo, asno, carro, indio... en fin" Lo peor es que ellos son los que menos se la merecen.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Podríamos inventar otra palabra, aunque seguramente también se pondría de moda.
    ¿Y si la ponemos en diminutivo? Crisilla... Ummm! No, suena a portero de fútbol.
    A ver en aumentativo: crisota... Ummm! Tampoco, es demasiado cómica.
    Bueno, no se. ¿Tú que dices?
    jejeje Un abrazo

    ResponderEliminar