domingo, 13 de mayo de 2012

¡QUÉ DURA ES LA VIDA DEL TURISTA!

He visto las calles abarrotadas de gente venida, de fin de semana o de puente, para disfrutar de los Patios Cordobeses y que se han encontrado con unas temperaturas que pasan de los cuarenta grados.
 Me ha dado pena verlos aguantando colas interminables para entrar en el Patio elegido.
Sudorosos...  llenos de botellas de agua por todas partes... e intentando despegar a los más pequeños,  de las fuentes que encontraban a su paso.
De verdad, de verdad, que por estas fechas nunca llegamos a estas temperaturas y menos después de que la pasada semana hiciera frío y lluvia en cantidad.
De todas formas cómo aún quedan días y patios por ver, os recomiendo visitarlos por la noche, están en otra dimensión: los olores, el frescor de las macetas, la luna y las estrellas asomándose al cielo del patio,  la guitarra... en muchos hay actuación flamenca y eso es para morir.
(Rosario Vacas en el Patio de la calle Rey Heredia 22)
Dejad que el duende de la noche os envuelva y os seduzca con sus luces y sus sombras con el sonido del agua cayendo en el aljibe
como decía Borges:

UN PATIO
Con la tarde se cansaron los dos o tres colores del patio.
Esta noche, la luna, el claro círculo,
no domina su espacio.
Patio, cielo encauzado.
El patio es el declive
por el cual se derrama el cielo en la casa.
Serena,
la eternidad espera en la encrucijada de estrellas.
Grato es vivir en la amistad oscura  de un zaguán, de una parra y de un aljibe.
Jorge Luis Borges

 Grato es vivir la amistad a media luz de un patio, aunque esté repleto de gente.
 ¡Feliz Domingo!

25 comentarios:

  1. Hace poco días estuve por Cordoba, bonita y recomendable ciudad para visitar en primavera. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. No conocía ese poema de Borges.
    Es precioso.

    Feliz domingo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué belleza tiene Córdoba y en mayo ya es para acabar de deleitarse los sentidos.

    Tracy, como el calor aprieta, me voy a la playa.
    Te mando un poco de brisa.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mejor la noche...es que ya parece que estemos en el mes de Julio o Agosto...
    Si no se ven los colores, al menos queda la fragancia que desprenderán como tu dices!
    Buen Domingo!!!
    :)

    ResponderEliminar
  5. Lo más de lo más son esos preciosos patios cordobeses, Tracy.
    Un lujo y un derroche para los sentidos.
    Demasiado calor, sí. (También es verdad)
    Un abrazo de mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  6. Creo que ya lo comenté el año pasado; sin tus recomendaciones no se me ocurriría hacer los patios.

    Huyo del calor, me quita las ganas de todo...bueeeee, dejemoslo en casi todo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bien captaste la esencia y el momento de Rosario!

    ResponderEliminar
  8. ¡Madre mía! ¡¡¡Qué preciosidad de flores!!!, tiene que ser una maravilla estar en Córdoba a pesar del calor; me encantan los patios andaluces y más con este poema que nos dejas, no lo conocía es ¡¡¡precioso!!!.
    Disfruta de tanta belleza, gracias por compartirla, sólo con verla me siento un poco "ahí".
    Un beso fuerte, fuerte.

    ResponderEliminar
  9. la vida del turista con este calor es horrible, no cabe duda... Menos mal que al final compensa!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Mas quisiera andar por esos patios que cuentas.
    Como el poema de Borges.

    ResponderEliminar
  11. Nunca he tenido la oportunidad de verlos y espero poder hacerlo algún día, debe ser de una belleza espectacular.
    Un abrazo

    Cecilia

    ResponderEliminar
  12. Acá comenzaron los días fresquitos, pero las tardes siguen cálidas. Con esos jardines maravillosos, uno aguanta hasta el calor.

    ResponderEliminar
  13. Por aquí celebrando el día de la madre, qué linda entrada, y qué belleza de poema.

    Besos, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  14. A mi Cordoba me pone. Me gusto mucho, es un contraste con Burgos tremendo, cuando estuve era Mayo hace unos años y no hacia excvesivo calor, luego he estado en Septiembre por trabajo y me achicharre, menos mal que hay bares... jejeje

    ResponderEliminar
  15. Madre mía, 40 grados, qué horror... aquí hemos llegado a unos 33, que haya visto yo en la calle, pero como también estoy muchas horas en la uni y en casa estudiando... a saber.
    Qué raro está el tiempo :S Espero que en el verano podamos respirar. Y es una pena que tu ciudad me pille tan lejos porque me encantaría ver los patios de día y de noche. Un abrazo, Tracy

    ResponderEliminar
  16. Sí, mejor por la noche, ya si eso, le ponemos imaginación a los colores, mejor que soportar ese calor.

    ResponderEliminar
  17. me ecantó jjo haces qu e uno se traslade a esa frescura de los patios , muy bueno mu gusto mucho un abrazo desde mi brillo de lmar

    ResponderEliminar
  18. ¡Cómo me gustaría asomarme ahora al cielo estrellado cordobés desde un patio engalanado con flores y guitarras!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que no había pensado en esa alternativa,más fresquita y llena de magia..

    ResponderEliminar
  20. El mundo está loco y esta bajada y subida de temperaturas va a acabar con cualquiera...

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Los patios de Córdoba tiene duende desde luego y la forma de recibirte de sus gentes también. Lo he comprobado personalmente. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Durísima jajajajjajaja terribilísima, calorcísima y....

    mejor como dices, visitarlos de noche. Al menos, es lo que yo haría.

    Besísimos

    ResponderEliminar
  23. Que me lo digan a mi que hemos estado en Valencia este fin de semana y hemos pasado un calor ...

    ResponderEliminar
  24. Es cierto amiga, Córdoba es embajadora incuestionable presumiendo de patios engalanados, gracias al incansable trabajo que le dedican esos cuidadores anónimos transmitiendo ese embrujo y espectáculo multicolor que no deja indiferente a quienes lo visitan o contempla...¡ chapeau!

    ResponderEliminar