jueves, 18 de enero de 2018

JUEVEANDO CON LA MÁSCARA

Esta semana le ha tocado conducirnos a Roxana que nos ha propuesto escribir sobre la máscara, ya sea física o aquellas que no se ven pero que esconden, igual que las otras, un rostro que no quiere ser visible. 
Podéis contemplar nuestra máscaras aquí
 
 
 
 


Todos los días se esmeraba ante el espejo de su camerino en maquillar su rostro con los mil y un afeites que transformarían su belleza natural en aquellos odiosos rostros con los que cada tarde se convertía en la bruja más esperpéntica del cuento que se representaba.
Día tras día en las taquillas del teatro, se colgaba el cartel de "agotadas las localidades".
Nadie se quería perder los cambios que la protagonista introducía a diario en la caracterización del personaje: Era toda una sorpresa las variaciones que haría en su vestuario y en su maquillaje la "prima donna" del cuento, dando otro sentido al argumento sin cambiar  un ápice el texto, con lo cual la representación parecía ser distinta cada vez que se alzaba el telón.
 Al terminar la función, de nuevo en su camerino, empezaba la labor de desbroce del personaje y a medida que iba quitando capas de maquillaje iba apareciendo su verdadero rostro, mejor dicho su   verdadera máscara, aquella que escondía tras una bella cara de mujer un, también bello, sexo de hombre.


62 comentarios:

  1. Cuanto esfuerzo cuesta cubrir nuestra mirada, o pena, o dolor, su verdad, algunos con una mascara cubren su maldad. Estos días estoy viendo los Carnavales de Cádiz y casi no hay mascaras, aunque los tipos son fabulosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque quedan máscaras, cada vez van quedando menos afortunadamente.
      Las que quedan nunca se quitarán porque son necesarias para atar y robar.

      Eliminar
  2. Digno desenlace para un bello relato. Nos sabes llevar de la mano con una prosa precisa y brillante, hasta un final inesperado, pero tan real como la vida misma.
    Yo a eso le llamo, saber dominar el dificil arte de las bellas letras.
    Enhorabuena y un beso de admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, parece que te ha gustado. Me alegro mucho
      Gracias por tus cariñosas palabras.
      Un enorme beso de agradecimiento.

      Eliminar
  3. Ohhh, me has sorprendido Tracy. No recordaba haberte leído ningún relato de este estilo.
    Muy bueno.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que lo hayas considerado así, más vale tarde que nunca, jajajajaja
      Gracias y un beso

      Eliminar
  4. Un texto lleno de mucha realidad , las artes escénicas dan libertad aquellos que las realizan a desarrollar muchos personajes en un solo cuerpo ..a veces ni ellos mism@s saben cual es su verdadero rostro.
    Un abrazo a medía mañana nunca viene mal ..Feliz resto del jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al acabar el día , está aún mejor.

      Eliminar
  5. La máscara de la personalidad está tan adherida al rostro que no podemos ver sin ella y creemos que el hecho de quitarla, nos haría débiles y no aptos para este mundo. Entonces, la “máscara” toma el control y gobierna nuestros días. No hay un conocimiento real sobre nosotros porque nos ponemos la máscara y vivimos con la apariencia de lo que nos hemos creído y además hemos potenciado y con lo que nos encontramos totalmente a gusto y satisfechos la mayoría de las veces. Cuando se logra se producen cambios enormes en la forma de mirar la vida. Conocerse a uno mismos es ser integro, con nuestro Yo.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. La máscara de una sonrisa no cura la tristeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo no la cura, sino que la potencia, al menos eso creo yo.

      Eliminar
  7. Imagino lo camaleónico e interesante para su profesión tener tal variedad de registros y máscaras... supongo que todos los actores tienen esa virtud :)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí además del registro añadido que tenía jejejeje

      Eliminar
  8. Aplauso. Te quedó genial!
    Beso a tu inspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le daré el beso de tu parte a la Inspiración, cuando la vea, a veces tarda mucho en hacerse visible.

      Eliminar
  9. Tercer intento de comentar...
    Te aplaudo, tu historia en una brevedad, te quedó espléndida. Me imaginé una pieza teatral china.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la tercera va la vencida y en este caso hasta a la segunda, jejejeje

      Eliminar
  10. Muy bueno , muchas personas se ocultan tras una mascara para no dejar ver su realidad
    besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pero la realidad no se les despega, va por dentro. Un beso

      Eliminar
  11. A veces la sociedad obliga a crear máscaras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... y otras nos obligamos nosotros mismos Amapola.
      Besos

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Gracias Enrique, ponte pronto bueno.
      Una abrazo

      Eliminar
  13. Ese final de tu relato me ha sorprendido.

    Un placer leer tu relato juevero.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pretendía, si lo he conseguido: me alegro muchísimo.

      Eliminar
  14. Qué buen giro final, mi querida amiga.

    De niña siempre me causaba tristeza mirar los rostros de los payasos. Su labor es maravillosa, pero yo, como siempre, iba más allá… y por alguna razón, sentía o percibía esa línea que perfilaba el verdadero contorno de unos labios… más tristes que los pintados…

    De alguna manera me lo ha recordado tu relato; muy bueno…

    Bsoss enormes, Tracy, y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los payasos siempre los hemos visto con esa dualidad, que nos hacía presentirlos tristes, no sé por qué con lo peques que éramos.

      Eliminar
  15. Muy bueno, Tracy.

    Tantas máscaras... una pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... y detrás de ellas tanto HP
      Un abrazo, Toro.

      Eliminar
  16. Actuar sobre las tablas y debajo del escenario...

    Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actuar las 24 horas del día debe ser durísimo y sin descanso.

      Eliminar
  17. El arte tiene muchos caminos...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. El giro final es de lo más sorprendente porque al final ¿Cual es la autentica mascara? Besos.

    ResponderEliminar
  19. Un poder que solo tienen los actores/actrices de pura raza! Un abrazo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si además es travesti... más poder.

      Eliminar
  20. Desde niño me han inquietado las máscaras, precisamente por no saber qué sorpresa se puede esconder detrás de ellas. Tú has recogido esa sensación en tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... porque yo también sentía lo mismo.

      Eliminar
  21. Tanto la sociedad como nosotros mismos nos obliga a poner máscaras, pero la máscara que esbozó una sonrisa, ocultó una lágrima.
    Es buenísimo, Tracy, todo un placer la lectura

    ResponderEliminar
  22. La mascara, que pronto aprendemos a ponérnosla, unos por una cosa y otros por otra y a veces nos la ponemos hasta para nosotros mismos. Un relato sorprendente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya parecido sorprendente.

      Eliminar
  23. ¡Es tan difícil reconocer la máscara real de la máscara ficticia...!
    Salu2 reales.

    ResponderEliminar
  24. Hola. Nunca te había imaginado en esta tesitura,pero hay que reconocer que la vida cambia cada dia y se hace más liberal. Me ha gustado tu texto,como siempre!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno, Tracy, muy bien narrado.
    La sociedad las sobrevalora e incluso las estimula, hasta el punto de no distinguir entre autenticidad y falsedad.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? creo que quien las valora es el propio individuo porque con ella puede hacer cosas que sin ella no es posible hacerlas.

      Eliminar
  26. Sorpresivo, me encantó la idea y su narración. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara la narración y en cuanto a la idea, puedes participar todos los jueves, ya me lo dices si te apetece.

      Eliminar
  27. ¡Hola! Qué genial esto de tener máscara sobre máscara ¡me sorprendió! Te ha quedado muy bueno. Gracias por sumarte.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por conducirnos.
      Me alegra que te gustara el relato.

      Eliminar
  28. Me ha encantado la sutil manera en que nos pones en situación en el relato...el personaje y la persona, la máscara y la vida...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí son muchos personajes dentro de uno.

      Eliminar
  29. ¡Me encantó ese final! No me lo esperaba para nada. Me recordó a la figura de Farinelli, de quien sin duda te animo a que descubras su historia si te pica la curiosidad ;)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco la historia de Farinelli, muy interesante, sólo que mi protagonista no estaba castrado, pero sí... lo puede recordar.
      Gracias por tu comentario y besos

      Eliminar