jueves, 11 de enero de 2018

TAL DÍA COMO HOY...

amaneció frío, muy frío, como el de hoy.
 Llovía un agua nieve que helaba el alma , desde la ventana se veía un paisaje gris, neblinoso...
Una enfermera, con los dedos llenos de anillos y las muñecas tan repletas de pulseras que le costó trabajo ponerse los guantes, llegó a inyectarle heparina en la vía que tenía puesta, mientras decía :
- No sé para qué tanta heparina... para lo que le va a servir...
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ HIJA DE LA GRAN PUTA!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Desde que la vi entrar que parecía que iba de boda, la catalogué.
Por supuesto no puso más los pies en la habitación.
 Las veces sucesivas a lo largo del día, llegaron otras enfermeras cuyas únicas joyas eran sus miradas llenas de compasión y ternura.
El médico mandó, dada la altísima fiebre que tenía, que le pusieran un potente ventilador  a los piés de la cama y abrieran la ventana.
Infeliz de mí, vivía en un mundo paralelo y sin quererme dar cuenta de la gravedad que existía, dije que se enfriaría con tanto aire. 
Parece que estoy viendo la mirada del médico al decirme:
- No pasa nada, tranquila.
Me lo dijo con cariño y quizás pensando ¿cómo le digo yo a esta pobre mujer que no hay tiempo para que se resfríe?
Las horas fueron pasando lentas... el personal sanitario entraba y salía, la HIJA DE LA GRAN PUTA, por supuesto no apareció más.
 Me dolieron  tanto sus palabras.... que aún hoy después de tanto tiempo, se me revuelven las tripas cuando pienso en ella, aunque he logrado perdonar el enorme daño que me hizo con su comentario.
 Al final del turno de la mañana el médico vino a decirme con el mayor tacto posible y con sentimiento por no haber podido salvar la situación:
-No hay solución, lo hemos intentado todo. Si es usted creyente sólo le queda pedir que suceda un milagro.
El milagro no sucedió y a las seis de la tarde terminó una vida que estaba en su plenitud, mientras que en una habitación cercana, ajena a mi dolor, sonaba en la tele "la bien pagá!


24 comentarios:

  1. Más dañina que la espada,
    más poderosa que la fuerza.
    Hiere y obliga la palabra.
    Por suerte a veces cura.

    ResponderEliminar
  2. Tal dia como hoy... me remonta a algunos años atras y poco después hablas del enfermo en femenino. fué tu madre quizas que el sentimiento esté tan vivo y tu tan dolida? Aunque ya haya liovido mucho,te acompaño en tu pesar y te deseo mucha salud.

    ResponderEliminar
  3. Uf!! me ha llegado al alma, me he quedado sin sangre. Se que ha pasado tiempo pero veo que sigue doliendo, hay dolores que se acomodan con nosotros y nos hacen compañia toda la vida. Solo sé mandarte un abrazo muy cálido

    ResponderEliminar
  4. No es que algunas/os, se insensibilicen ante el dolor, es que, sencillamente, no tienen sentimientos. Yo no sé si hubiese resistido al dolor del comentario, pero hiciste bien en contenerte.
    Lo que es la vida, hoy día 11 tu dolor por la muerte de un ser querido y el 12 mi alegría por cumplir un año mas.
    Besos.
    P/D.- Veo que le has cedido el protagonismo a tu nieto. !!!Esos abuelos!!!

    ResponderEliminar
  5. Escena que se repite todos los días en todos los hospitales. Evidentemente cuando nos toca de cerca es más doloroso. No cabe duda. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Amiga , desde que te sigo , hoy note en tus letras amargura pero tb resignación , no sé y tp es mi intención ahondar en el sufrimiento solo que referente al personal sanitario habría mucho de que hablar en sus modales ..siempre he dicho que es una de las mejores profesiones pero hay que ser vocacional y tener tacto con las personas , en un momento dado hace mucho más una palabra cariñosa que mil medicamentos.
    Un abrazo y hoy pasa del recuerdo amargo a la satisfacción de estar a su lado .Un beso con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  7. ! Jolin ! me acabas de encoger el alma
    besinos

    ResponderEliminar
  8. Dolorosa entrada por lo que entraña la perdida de un ser querido y por la situación que te hizo vivir la enfermara, por llamarla de alguna manera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Si, así es la vida de cruel, una gran putada, y yo con un gripón del 15... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. En los hospitales hay muchos ángeles,pero gentuza también.
    Hay que ser muy mala persona para en una situación tan delicada...
    Nunca lo entenderé,que se dediquen a otra profesión,joder!

    Un abrazo grande,Tracy.

    ResponderEliminar
  11. Uno puede llegar a perdonar… pero hay cosas imposibles de olvidar. Y desde luego, hay “personas” que no deberían ejercer de según qué cosas; rabia e impotencia ante un comentario de esa índole…

    Me aúno a tu exclamación...

    Bsoss y abrazos enormes, mi querida Tracy.

    ResponderEliminar
  12. Yo viví una situación parecida.
    Otra enfermera hija de puta.
    Burlándose de la gente que tenía cáncer....
    No la perdono.
    Ojalá sufra hasta el último minuto de su vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Lo siento muchísimo, Tracy.
    He sentido el frio que entraba por la ventana.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por vuestros comentarios, os los agradezco de veras, no sabéis cuánto.
    He pasado un día regularcillo y no quiero abundar más en el tema.
    Mañana será otro día y espero que salga el sol de nuevo.
    Un beso a todos los que habéis pasado por aquí a dejarme vuestro calor en un día ta frío.

    ResponderEliminar
  15. Hace treinta y ocho años, una enfermera fue tan poco sensible como la Hija de la gran... Que personas más insensibles, ante el dolor de los demás. Un abrazo Tracy

    ResponderEliminar
  16. No creo que ese desagradable merezca permanecer clavado en tu corazón.

    Sé que es difícil, pero a veces perdonar o relativizar evita que algo nos siga haciendo daño.

    Un beso y ánimos.

    ResponderEliminar
  17. Lo siento, Tracy.
    ¡Qué bicho!

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  18. Hijos e hijas de la gran puta se los encuentra uno a patadas. A estos lo más sensato, es partiles la cabeza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué espanto!. Horrible escuchar algo así de quien debería
    brindar consuelo, contención; respeto al menos.

    Un abrazo muy fuerte, espero que hoy te sientas mejor.

    ResponderEliminar