jueves, 4 de enero de 2018

JUEVEANDO CON UN GIRO INESPERADO

Pepe nos conduce este jueves y su propuesta es escribir sobre el tema que elijamos con la condición que en cualquier momento de la historia, ésta dé un giro inesperado para el lector.
Si queréis sorprenderos pinchad aquí
 
 
 
 
 
 
Su relación duraba hacía algún tiempo, sin embargo no había perdido la frescura y la lozanía de los  primeros tiempos. Seguramente la clandestinidad con la que la llevaban hacía mantener la llama de su amor siempre avivada.
Él, avezado en las artes amatorias, pensaba que la juventud de ella, su alegría innata, su despreocupación y la relatividad que da la poca vida vivida, eran las causas que lo mantenían siempre en vilo, deseando que llegara la media tarde para dejar el bufete y salir a recogerla a las calles aledañas a la Universidad.
 Siempre procuraba por todos los medios a su alcance, dar un punto novedoso a su encuentro diario, temía aburrirla y que lo dejara tirado a la puerta de la madurez avanzada que era la antesala de la vejez inmediata, en la que se veía viviendo con su mujer una vida anodina y aburrida. Tan sólo pensarlo ponía su mente a cavilar qué acción más arriesgada que la del día anterior podía montar para mantener en alza las perspectivas que había hecho crecer en ella.
La había llevado al despacho en horas en las que aún estaba el personal administrativo, también la había llevado a su casa a pasar la noche cuando su mujer estaba de guardia y no le importó ir más allá cuando aceptó la proposición que le hizo ella  de pasar la tarde en su casa, su madre tenía turno de tarde en el hospital y su padre solía llegar tarde o no llegar cuando su madre faltaba.
La muchacha abrió la puerta de la casa  y  cogiéndole de la mano lo llevó precitadamente, entre risas, hacia su habitación  sin percatarse de la tenue luz que iluminaba la sala y de la que salió una voz que quería parecer alegre pero ocultaba un nerviosismo acuciante:
- Nena, que temprano estás en casa.  Pasa..., pasa con tu amigo que te voy a presentar a una compañera de mamá.
- ¡¡¡Luis!!! ¿que haces tú aquí?
- Lo mismo que tú: de guardia.


44 comentarios:

  1. jajajaja qué bueno! donde las dan, las toman :D
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno tu relato juevero, yo esta vez no participe.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. El burlador burlado o de como hay que tener cuídalo de las guardias que casi nunca son lo que parecen.
    Inesperada y sorprendente situación,que era lo que se te pedía y que has resuelto muy bella y literariamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mentiras tienen las patas muy cortas que diría mi abuela.

      Eliminar
  4. ¿lA esposa de él también tenía una aventura= ¿Y con la madre de la muchacha?
    Ninguno va poder reprocharse nada. Ambos estaban "de guardia".

    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la madre, no, con el padre de la muchacha, jejejejee

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Escribiéndose pasa muy bien y con los jueveros aún mejor.

      Eliminar
  6. Ya hay también un viejo dicho, que dice que no te fíes ni de tu padre. Cuidado con los engaños, que le puede salir a uno el tiro por la culata.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Se le heló la sangre eh... jajjaja

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les heló la sangre a los cuatro. Jejejeje

      Eliminar
  8. Vaya , él que engaña fue engañado , un giro inesperado pero que cuenta alguna que otra verdad ... una puesta en escena de lo más , me imagino la cara de los que " esa noche estaban de guardia ".
    Un abrazo amiga y buenas tarde muakk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas de relatos que pueden ser reales desgraciadamente.
      Un beso

      Eliminar
  9. Sorpresitaaaaaaaa!
    Jjajajajaaj qué encuentro tan divertido...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Guauu...
    Madre mía...no me gustaría estar en el pellejo dei pobre Luís..

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... ni de su mujer, ni de la chica, ni de .... etc. etc. etc.

      Eliminar
  11. Un giro sorprendente, esta bien eso de cazar al cazador

    ResponderEliminar
  12. Eso de las guardias, da mucho jugo, si... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tos los trabajos nocturnos se prestan al engaño, o por lo menos tienen mayor disimulo

      Eliminar
  13. Ni tanto que inesperado.
    Muy bueno, Tracy.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  14. Pues vaya movidita "hospitalaria"....y es que no hay nada como un cazador cazado, muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  15. Una vida aburrida y anodina...qué infeliz el pobre. Buen giro y mejor relato.
    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basar una vida en el engaño, mala cosa.

      Eliminar
  16. Jajajaj, cosas que pasan cuando uno anda con agachadas. Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Vaya final, inesperado por completo para los dos, muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Carmen.
      un besazo

      Eliminar
  18. Tal para cual. Creo que ha llegado el momento de institucionalizar en sus vidas lo de las relaciones abiertas. Cumpliendo con lo pedido en la convocatoria, un giro totalmente inesperado y sorpresivo.
    Gracias por sumarte a mi convocatoria, Tracy.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer sumarme a tus convocatorias, yo soy la que te tengo que dar las gracias a ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Vaya vuelta de tuerca en ese final inesperado. Lo que mal empieza mal acaba. Vaya lío. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo fácil que es ir con la verdad por delante...

      Eliminar
  20. ¡¡Buenísimo!! Lo mejor de todo es que yo conozco una historia parecida que ocurrió a una pareja de Murcia en Sevilla...y disimularon los cuatro por el parque de Maria Luisa...
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  21. ¡El burlador burlado y cuernos para regalar!
    Buena historia.

    Besotes

    ResponderEliminar